¿INESTABILIDAD O INMADUREZ POLÍTICA?


Ante la compleja problemática política que afecta el aspecto social y económico del país, todos los ciudadanos debemos procurar tener el entendimiento necesario para generar y aportar las soluciones que buscamos. Ciudadanos conscientes construyen sociedades más sanas. En ese sentido, siendo la estabilidad política la base fundamental de todo sistema plenamente democrático, debemos tener interés en  analizar este aspecto que nos permita identificar las causas de origen que  generan  crisis  del sistema de partidos.

Una limitante importante para alcanzar el desarrollo en nuestros países es la inestabilidad política, caracterizada por la falta de orden en lo político, económico y social, creando gobiernos que no responden con el suministro continuo de los servicios básicos: agua, luz, gas, seguridad, salud, educación. La pérdida de la autoridad legítima para aplicar la ley, pudiendo recurrir al autoritarismo, que hace imposible el desarrollo individual, y por lo tanto, de nuestra sociedad.

Si queremos lograr una sociedad con capacidad en la gobernanza democrática, debemos primeramente practicar con ética la función política (espíritu de compromiso, honestidad, flexibilidad, unión, entre otras virtudes). Nunca la organización política debe usarse para el logro personal o grupal, es solo la herramienta de la sociedad en la búsqueda de su desarrollo, requiriendo la participación y el esfuerzo de todos, con objetivos comunes, sin espacio para rivalidad alguna.

Es fundamental aplicar en la práctica del ejercicio político, dos principios básicos generadores de democracia: primero, basarse en el Parlamento, la palabra, nunca en la violencia; segundo, reconocer la existencia del adversario, y no concebirlo siempre como el enemigo mortal. Deben poder consensuar sus diferencias, para alejarnos del Estado de barbarie y partidocracia.

En nuestro caso país, la causa principal de la inestabilidad política está en los conflictos entre las élites de partidos políticos rivales. Cuando revisamos los antecedentes históricos encontramos una huella perenne de la falta de respeto,  ambición, intereses ocultos, mentiras, demagogias, prepotencia, intolerancia, traición, inflexibilidad, anarquía y otras bajezas humanas de unos pocos privilegiados, generando actitudes autodestructivas como la venganza, el odio, resentimientos, cuyo producto es la violencia, pugnas y duelos políticos entre élites que se repite perennemente hasta la actualidad, cuyo resultado de inestabilidad política afecta lo social y económico, y por ende, afectando a la gran masa de la población.

La continua práctica de actitudes inmorales, en el desarrollo de carreras personalistas hacia el poder, uso de la manipulación como herramienta para alcanzar y permanecer en posiciones de poder político, colocan al sistema de partidos en un nivel por debajo de la inestabilidad política, siendo realmente su estatus el correspondiente a la inmadurez política, sin entendimiento, sin conciencia, mostrando la mayor incivilización y barbarie, alejados de la democracia.

Con el tiempo acentuaron las malas prácticas a través de modelos económicos basados en la idea de que los ciudadanos son incapaces de valerse por sí mismos y el Estado se convierte en el benefactor (Asistencialismo de Estado), lo cual incapacita al ciudadano, y lo aleja de su real potencial de salir adelante.

La inestabilidad de los sistemas políticos se refleja en aspectos como: 1) exceso de partidos políticos, 2) grandes diferencias ideológicas entre los partidos, 3) desinstitucionalización en los partidos políticos más relevantes (elevada abstención, baja compenetración social, bajo nivel de organización, cuestionamiento de los liderazgos).

La existencia de todo lo antes expuesto, crea el ambiente perfecto para la instauración de regímenes antidemocráticos, por lo que debemos tener interés en erradicarlo, y aquí nosotros los ciudadanos debemos procurar crear la conciencia, para, desde nuestras comunidades, impulsar los cambios necesarios en nuestro sistema de partidos políticos.

Eira Solórzano

Secretaria de Organización Estado Bolívar – El Cambio.

No Comments

Post A Comment